La Legislatura porteña prepara hoy la Navidad Inmobiliaria

Por Jonatan Baldiviezo (Observatorio del Derecho a la Ciudad . Hoy jueves 10 de diciembre, día internacional de los Derechos Humanos y día de la Democracia, la Legislatura porteña celebrará con una sesión maratónica, como es de costumbre a fin de año, dedicada a sancionar leyes para favorecer a los negocios inmobiliarios y profundizar la especulación con el suelo.

En la última sesión del año pasado, 5 de diciembre de 2019, por ejemplo, se votó la enajenación de inmuebles del GCBA (Ley N° 6287), se aprobó la concesión de uso y explotación de predios ubicados debajo de las Autopistas Perito Moreno y Presidente Arturo Frondizi, la venta de la totalidad del predio de Costa Salguero en la Costanera Norte (Ley N° 6289), el otorgamiento de permiso de uso a título precario y gratuito del predio en Avenida Figueroa Alcorta 7250 al Club Atlético Obras Sanitarias de la Nación (Ley N° 6291), y la venta de playones ferroviarios (Ley N° 6290).

Estos son los presentes de fin de año de los bloques oficialistas de la Legislatura porteña, impulsados por el Jefe de Gobierno para el sector inmobiliario.

La política de creación de Distritos, que comenzó en 2008 con el Tecnológico (Ley N° 2972 modificada por Ley N° 5927), tiene como objetivo generar desarrollo del conocimiento y de la producción a través de la instalación de empresas en sectores de la zona sur, a partir de beneficios e incentivos financieros que el Estado brinda. Con posterioridad se aprobó el Distrito Audiovisual (Ley N° 3876/2011), el Distrito de las Artes (Ley N° 4353/2012), el Distrito del Diseño (Ley N° 4761/2013, modificada por la Ley N° 4910) y el Distrito del Deporte (Ley N° 5235/2014).

 Entre los beneficios que ya se ofrecen en los distintos distritos se encuentran exenciones del pago de impuesto a los Ingresos Brutos, del ABL, impuesto a los Sellos, Derecho de Delineación y Construcciones; y subsidios para la obtención de certificaciones de calidad, entre otros.

 Los nuevos proyectos de ley presentados por el legislador Martín Ocampo (UCR/Evolución- Losteau) tienden, en palabras de su autor, a facilitar aún más la obtención de los beneficios impositivos por parte de las empresas.

 ¿Cuáles son los nuevos beneficios? Exención total del impuesto a los Ingresos Brutos También se crea la figura del Crédito fiscal transferible, destinado a empresas que se instalen en la Ciudad y que al momento de solicitar su inscripción provisoria en el Registro no se encontraren inscriptos como contribuyentes en el Impuesto sobre los Ingresos Brutos en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Estas accederán al beneficio de otorgamiento de un monto en concepto de crédito fiscal transferible equivalente al 50% del valor correspondiente a las inversiones destinadas a su radicación dentro del área geográfica del Distrito, y van a poder transferirlo, es decir, venderlo a más de un contribuyente que sí necesite pagar IIBB.

 En palabras de Juan Manuel Seco, director de Distritos Económicos de la Ciudad: “Una nueva empresa que se instala en Argentina va a poder aprovechar el régimen del crédito fiscal transferible. No va a poder aprovechar el beneficio de IIBB, porque no tiene, pero la vamos a poder atraer: múdese, haga las inversiones correspondientes, y una vez que empiece a facturar va a poder aprovechar una parte de la inversión que se hizo, tomada a cuenta, y transferirla de IIBB y vender ese crédito fiscal a otra empresa que sí pague IIBB.

 No sólo se lleva al 100% la exención del impuesto a los IIBB hasta el 2035 sino que también el GCBA financiará el 50% de la inversión de las empresas a través del otorgamiento de un crédito fiscal que podrá ser vendido a otras empresas que sí paguen IIBB. Un doble estímulo, no pagarán impuestos y la mitad de la inversión la financia la sociedad porteña.

 A su vez, en el Distrito Audiovisual y de las Artes, y en el de Diseño, los desarrolladores de infraestructura podrán computar como pago a cuenta del Impuesto sobre los Ingresos Brutos respecto de toda actividad gravada en la Ciudad, el 50% del monto invertido si se trata de actividades audiovisuales promovidas y el 80% del monto invertido si son actividades artísticas promovidas.

 La presentación de estos tres proyectos se hace sin realizar ningún balance en profundidad de la política de distritos, que ya tiene 12 años en la Ciudad y de la cual disfrutan menos de 700 empresas de la casi 137 mil que hay en la Ciudad (en Distritos como el de Diseño, ubicado en el polígono comprendido por Australia, Avenida Pinedo, Brandsen, Azara, Río Cuarto, Avenida Regimiento de los Patricios, Ribera del Riachuelo, Av. Vélez Sarsfield, sólo hay 43 empresas instaladas).

 Tampoco se han transparentado intencionalmente los montos que el GCBA resigna en materia impositiva, esfuerzo fiscal que en palabras de Seco representó 200 millones de dólares en 2009, hace más de diez años. Además, se desconoce la cantidad de empleo generado, si es que hubo generación, y los logros obtenidos en materia de desarrollo del conocimiento y la producción.

 Ahora, los nuevos proyectos extienden el régimen de promoción hasta 2035 y no estipulan ninguna reducción paulatina de los beneficios ni hacen distinción entre grandes, pequeñas y medianas empresas ni mucho menos promoción para las más pequeñas. Todo lo contrario. “Queremos atraer la inversión extranjera al distrito”, dejó en claro JM Seco en la reunión de discusión parlamentaria.

 Mientras el GCBA se declara en Emergencia y presenta un Presupuesto 2021 de ajuste impositivo que recae sobre los sectores medios y bajos (impuesto al uso de las tarjetas de crédito), continúa una política de beneficios descabellados a empresas.

 La política de distritos para la zona sur de la ciudad se ha transformado esencialmente en un paraíso fiscal para las empresas. Con la idea de llevar el desarrollo se han incrementado los procesos de gentrificación de la población con el incremento del valor del suelo (único indicador de desarrollo urbano considerado) sin muestras de beneficios reales para la ciudad.

 Un dato político importante, estas leyes no fueron remitidas por el Jefe de Gobierno como sucedió con las anteriores leyes sobre Distritos, sino que fueron presentadas por el Bloque de UCR Evolución. Parte del acuerdo político entre Larreta y Lousteau es la entrega de mayor poder a Evolución en el Ministerio de Desarrollo de quien depende la política de Distritos de exenciones impositivas en la ciudad.

 Estos proyectos de ley deberían cumplir con el procedimiento de doble lectura por constituir excepciones a regímenes legales (art. 89 de la CCABA), pero serán aprobados inconstitucionalmente en una única sanción como fueron sancionadas las leyes que crearon los Distritos, sin ofrecer la posibilidad de la participación ciudadana a través de la audiencia pública del art. 90 de la CCABA.