Las regiones italianas piden un cambio

(ANSA) – ROMA 21 FEB – Las regiones italianas piden al nuevo gobierno encabezado por el economista Mario Draghi un cambio de ritmo en las reglas sobre los niveles de alerta debido a la pandemia de Covid-19.

Consideran que se deben evitar cambios constantes, que vinculan las decisiones a parámetros más objetivos y también a la posibilidad de compensación inmediata para categorías individuales.

Esto no implica bajar la guardia, porque las cepas del virus se propagan e imponen medidas selectivas inmediatas.

En síntesis: las regiones piden al nuevo gobierno un “dique” contra los contagios, pero también medidas que tengan en cuenta la objetiva realidad de los casos sobre el territorio y los sufrimientos económicos.

Por eso, señaló el presidente de la conferencia de regiones, Stefano Bonaccini, “es necesario que las medidas restrictivas regionales se adopten con el acuerdo del ministro de Salud”.

Sin embargo, hay disenso sobre la posibilidad de tener a todo el país en alerta naranja, es decir, con restricciones homogéneas para todo el territorio nacional.

Sobre la propuesta, presentada el viernes por Bonacci, concuerdan Toscana, Campania y Lombardía, pero el vicepresidente de la conferencia, Giovanni Toti, gobernador de Liguria, se expresó de manera contraria.

“El país espera la reactivación”, sostuvo y propuso una zona amarilla nacional.

Las regiones desean un “decisivo cambio de ritmo en la vacunación para la reactivación económica”.

Bonaccini subrayó que “las medidas deben ser conocidas con suficiente antelación y rapidez por parte de ciudadanos y empresas”.

La otra solicitud es que “para las medidas que introducen restricciones particulares para determinados territorios se activen las indemnizaciones para las categorías involucradas”.
Frente a la hipótesis de un Italia completamente en alerta naranja se quejó el líder de la Liga (derecha), Matteo Salvini.

“Basta con los anuncios, las alarmas y los temores preventivos”, escribió en Facebook y criticó los “confinamientos injustificados y generalizados”.

Una de las primeras decisiones que deberá tomar el gobierno será la del freno la movilidad entre las regiones, con el decreto que vence el 25 de febrero.

Teniendo en cuenta los datos, la intención es prorrogar esa medida al menos hasta el 5 de marzo, cuando vence el decreto del presidente del consejo de ministros (DPCM) que regula las medidas contra el Covid-19.

Muchos pretenden que estas medidas se alivien. El Parlamento, a través de la nueva consejera de Comercio, Andrea Coia, presentará ante el prefecto de Roma y ante el gobierno la solicitud de permitir la apertura de restaurantes incluso por la noche en la franja de alerta amarilla.

Mientras tanto, se registran reuniones en vísperas de tres nuevas regiones que entrarán en alerta naranja, Campania, Emilia-Romania y Molise (que se suman a Abruzzo, Liguria, Toscana, Umbría, Trento y Bolzano).

El sábado, se vieron escenas de multitudes, calles cerradas y barreras a pesar del llamamiento del Instituto Superior de Salud a “quedarse en casa”. (ANSA).