Israel ataca un edificio de medios, fuerte repudio

(ANSA) – TEL AVIV, 15 MAG – La guerra estalla y sus efectos desastrosos llegaron incluso a una torre de los medios, el edificio sede de la agencia AP y de Al-Jazeera, destruidos por una redada israelí, condenada por la Casa Blanca, el mismo día en el que el presidente
estadounidense, Joe Biden, mantuvo una conversación telefónica con Benyamin Netanyahu.

Pero, por primera vez desde su asunción en el cargo, el presidente de Estados Unidos también habló con el líder palestino, Mahmud Abbas, con quien, según la agencia Wafa, remarcó los “esfuerzos estadounidenses con las partes para que se recupere la calma y se reduzca la violencia en la región”.

En otro día, el sexto, de altísima tensión entre israelíes y palestinos, cohetes lanzados desde Gaza en Tel Aviv y sus alrededores mataron a un hombre de 50 años en la llamada respuesta al ataque al campo de refugiados de al-Shati, en el norte de la Franja, que registró un dramático balance: la masacre de 8 niños, que fueron asesinados junto con dos mujeres.

El ataque de la fuerza aérea israelí, tras una advertencia, a la torre de al-Jala provocó una dura protesta en los medios: los pisos superiores de ese edificio albergaban las oficinas de la Al-Jazeera TV y de agencias internacionales, incluida Associated Press (AP).
Un ataque que provocó la reacción no solo de los propios medios, sino también de la Casa Blanca. “La seguridad de los medios -se comunicó mediante una nota- es una responsabilidad esencial”.

Por su parte, el primer ministro Netanyahu en una llamada telefónica con Biden reiteró que Israel “lo hace todo posible para evitar golpear a personas no involucradas. Prueba es que las torres, dentro de las cuales había objetivos terroristas, fueron desalojadas de personas no involucradas”.

Poco antes el portavoz militar israelí reiteró que Hamas “transformó áreas residenciales en Gaza en puestos militares. Usa edificios altos con fines militares de diversa índole, como la recopilación de información de inteligencia, diseño de ataques, operaciones de mando y control, y para comunicaciones”.

Pero los líderes de los medios reaccionaron con dureza: “Estamos conmocionados y horrorizados”, denunció AP. “Este episodio -dijo el número uno de la agencia Gary Pruitt- representa un devenir increíblemente perturbador de la situación”.

Al Jazeera calificó el ataque aéreo israelí “como un acto claro para evitar que los reporteros lleven a cabo su deber sagrado de informar al mundo. Significa poner en silencio a los medios y ocultar la carnicería y el sufrimiento indecible del pueblo de Gaza”.
Entretanto, en el territorio los enfrentamientos se vuelve cada vez más duros. Desde Gaza, desde el inicio del conflicto, fueron lanzados unos 2.400 cohetes y la parte más afectada fue la del sur del país.

Pero, después de unos días de pausa, decenas se cayeron incluso en Tel Aviv y el área metropolitana, obligando a la gente -incluidas aquellas en la playa- a correr a los refugios.
En Ramat Gan, un suburbio de la ciudad que alberga algunas embajadas internacionales, los misiles impactaron en una casa, lo que provocó la muerte de un hombre y daños alrededor. Hasta el momento en Israel hay 140 heridos y 10 muertos en total: 8 golpeados directamente por los cohetes, y 2 por efectos secundarios.

Mientras que en Gaza las víctimas son 145 (incluidos 41 niños) e unos 1.100 heridos. En ese contexto, Hamas reivindicó el lanzamiento de cohetes en Tel Aviv “como respuesta a la masacre”, durante un ataque de la Fuerza Aérea Israelí, de la familia Abu Hatab de los cuales, según fuentes en Gaza, solo se salvó un niño extraído de los escombros.

Israel respondió que la redada tenía como objetivo golpear a altos funcionarios de Hamas que estaban en Shati y que la organización terrorista “utiliza deliberadamente a civiles como escudos humanos para proteger sus actividades hostiles”.

La situación no muestra signos de desaceleración.

A Israel llegó el enviado de Biden, Hady Amr, asistente adjunto de Asuntos palestinos e israelíes, en un esfuerzo por encontrar una mediación. Según los medios en las próximas horas tendrá contacto con las partes para intentar poner fin al conflicto. (ANSA).