Diputados se encamina a renovar el protocolo de sesiones mixtas hasta fin de noviembre

Los bloques que integran la Cámara de Diputados arribaron hoy a un principio de acuerdo para renovar el protocolo de sesiones mixtas hasta el cierre del período ordinario, el 30 de noviembre próximo, e iniciaron la firma digital del acta que ratificará ese entendimiento.

El texto amplía el plazo de vigencia del refrendado el pasado 8 de septiembre, cuando se extendieron las sesiones mixtas por 30 días hábiles, es decir hasta el próximo miércoles.

En el renovado acuerdo se ratifica que, a pedido de un bloque parlamentario, se puede solicitar la ‘presencialidad’ de legisladores en Buenos Aires para debatir los temas que consideren álgidos.

Entre los temas que Juntos por el Cambio quiere que se traten con presencia de diputados en Buenos Aires figuran el Presupuesto 2021, el Aporte Solidario, la reforma a la fórmula de movilidad jubilatoria, la reasignación de partidas de coparticipación y la llamada reforma judicial.

De hecho, la principal bancada opositora ya formalizó el pedido para que se debatan bajo esa modalidad los dos primeros.

La idea original de los exCambiemos era que ante su pedido de tratamiento presencial de estos temas, además de sus diputados, estuviera presente el resto de los legisladores en el ámbito elegido para sesionar, salvo los casos de quienes estuvieran impedidos por su edad o por motivos «fundados», explicitados por nota.

«Quienes por su edad, por cursar un embarazo o por padecer enfermedades integren el grupo de riesgo de la Covid-19 no están obligados a asistir de manera presencial, así como aquellos diputados que por distintos motivos se excusaran por nota», precisa.

Esa aclaración, incluida en el texto del acta en proceso de renovación, es la herramienta que puede utilizar el Frente de Todos para disponer que la mayoría de sus 117 diputados se queden en sus distritos para continuar participando vía remota de las sesiones.

A partir de la renovación del protocolo, la Cámara podría sesionar el miércoles o el jueves próximos para tratar otros proyectos que ya cuentan con dictámenes de las comisiones.

Entre ellos, el que establece la prohibición de ayuda estatal a empresas radicadas en guaridas fiscales, un proyecto que fue dictaminado la semana pasada tras ser devuelto a comisión, sin el apoyo de Juntos por el Cambio, que finalmente rechazó las modificaciones introducidas a partir de un acuerdo entre el Frente de Todos y el «lavagnismo».

El debate del proyecto de Presupuesto y del Aporte a las grandes fortunas quedaría agendado para la próxima semana, según el cronograma que manejan en la bancada oficialista.

Con esta renovación del protocolo, la Cámara cumplirá una nueva etapa del trabajo mixto que inició el pasado 13 de mayo, y que se prorrogó sucesivamente el 7 de julio, el 1 de agosto y el 8 de septiembre, mediante las actas correspondientes.