El Museo Pueyrredón abre la barranca para chicos exploradores: “Secretos que esconde el bosque de la barranca”

El Museo Pueyrredón funciona en la casona en la que vivió Juan Martin de Pueyrredón, una típica construcción de campaña de fines del siglo XVIII.

En el recorrido de sus salas se relatan los grandes acontecimientos históricos que marcaron el pasaje de la colonia a la república y el protagonismo de Juan Martin de Pueyrredón en esas gestas; la evolución de los gustos y de las costumbres de la burguesía rioplatense a lo largo del siglo XIX, y la identificación de la chacra como unidad productora y proveedora de alimentos.

Juan Martín de Pueyrredón se casó en 1815 con María Calixta Tellechea, propietaria original de la casa. El único hijo del matrimonio, el pintor y arquitecto Prilidiano Pueyrredón, fue propietario de la chacra hasta el año 1856 cuando la vendió a su pariente Manuel Alejandro Aguirre. La Municipalidad de San Isidro adquirió la propiedad el 30 de noviembre de 1941 con la intención de transformarla en un museo. La casa y el parque con su bella barranca fueron declarados Monumento Histórico Nacional en octubre de ese mismo año.

Sábado 18 a las 14.30 hs.
Mariposas con alas de colores brillantes, graznidos de gavilán, semillas que se nos pegan y hongos con formas raras, nos susurran algunos de los secretos que guarda este bosque. Este sábados vamos a revelarlos juntos.
Para niños de 5 a 12 años.

La colección del Museo se ha constituido en gran medida por la intensa labor de la Municipalidad de San Isidro, de la Dirección General de Cultura, de los sucesivos directores del Museo, y de la participación de vecinos de la zona como Victoria Ocampo – quien integró la Fundación Juan Martín de Pueyrredón entre los años 1968 y 1973 – y la acción de la Asociación de Amigos del Museo. Ellos fueron los promotores de las distintas donaciones y adquisiciones que hoy forman la colección permanente del Museo.

Hoy pensamos a este museo como un lugar de inspiración. Aquí se cuenta la historia de hombres y mujeres que no imaginaron ser disparadores de un relato museológico. La nueva puesta museográfica permite a los visitantes acceder a las piezas exhibidas de manera clara, interesante y segura. Todas las salas cuentan con cartelería explicativa en castellano e inglés.

Orientación

Estas tres salas ofrecen una aproximación a la historia de San Isidro, la historia de la casa y de sus habitantes, y la de los jardines.

Mundo del trabajo

La chacra fue desde tiempos coloniales una unidad productiva. En el siglo XVIII ya se destacaba por sus montes de árboles frutales, en especial duraznos. El trabajo esclavo, habitual en el siglo XVIII y XIX fue dando paso al trabajo asalariado.

Los objetos hacen referencia al prócer en su dimensión pública y privada. Es el fin del mundo colonial y el comienzo de la República.

Deja una respuesta