De regreso y sin barbijo

(ANSA) – NUEVA YORK, 05 OTT – El presidente Donald Trump regresó esta noche a la Casa Blanca después de ser tratado por Covid-19 durante tres días en el Centro Médico Walter Reed, e inmediatamente se quitó la máscara para posar para las fotos.
El momento altamente coreografiado en el Balcón Truman se produjo horas después de que Trump sugiriera en línea que la enfermedad no es una amenaza tan seria.
Trump salió de la entrada principal del hospital poco después de las 18:30 locales con máscara, traje y corbata, y apuntó con el puño a las cámaras antes de ser conducido al Marine One para el corto viaje de regreso a la Casa Blanca. Se negó a responder a las preguntas de los periodistas.
En la Casa Blanca, subió las escaleras exteriores y posó frente a una serie de banderas en el balcón, donde inmediatamente se quitó la máscara.
Trump se mantuvo sin la máscara incluso cuando fue recibido por miembros del personal de la Casa Blanca que usaban máscara.
Los expertos en salud dicen que los pacientes con coronavirus deben usar máscaras para evitar infectar a otros, y aún se cree que el presidente es contagioso.
Una fuente le dijo a NBC News que se espera que el presidente solo permanezca en la residencia mientras está siendo tratado por el virus, en lugar de pasar cualquier tiempo en el ala oeste.

Trump, contagiado de Covid-19, se quitó la mascarilla y levantó el pulgar al llegar este lunes por la noche a la Casa Blanca tras abandonar el hospital militar Walter Reed donde permaneció los últimos tres días. A su llegada a la Casa Blanca, donde continuará el tratamiento, el gobernante subió las escaleras del pórtico sur de la residencia presidencial, se quitó la mascarilla y saludó la partida del helicóptero Marine One. Segundos después, el mandatario entró sin mascarilla al interior del edificio.

Este gesto fue muy criticado en las redes sociales, donde decenas de usuarios volvieron a apuntar contra el presidente norteamericano, al que acusan de subestimar la pandemia. En particular se le critica haberse quitado la mascarilla a pesar de que sigue enfermo de coronavirus y puede contagiar a otros, aún si su cuadro parece haber mejorado considerablemente.

Poco después del saludo Trump subió un video a su cuenta de Twitter en el se dirige a los estadounidenses, sin mascarilla, y dice sentirse mejor que antes gracias al tratamiento. Unos minutos antes, de tapaboca y traje y corbata, el mandatario había abandonado caminando el hospital previo a entrar en un vehículo negro y luego en el Marine One en medio de los gritos de “¡Cuatro años más!, ¡Cuatro años más!” de sus seguidores apostados en la entrada.

“Volveremos pronto a la campaña!”, había tuiteado poco antes Trump. “Las noticias falsas solo muestran las encuestas falsas”, agregó. (ANSA).