México, otra vez acorralado por el virus

(ANSA) – CIUDAD DE MEXICO, 28 NOV – México registró su tercer récord de casos en una semana, con más de 12.000 en sólo 24 horas notificados el viernes, 20% por arriba de los 10.000 anteriores por día del martes y miércoles.

Mientras tanto, los hospitales se siguen saturando en la capital y otros estados teñidos de rojo por la pandemia de Covid-19.

Lo peor de todo es que los especialistas y las autoridades prevén que las cosas empeoren antes de mejorar, sobre todo porque se aproxima el invierno y la gente tiende a reunirse a puertas cerradas en sus hogares, propiciando las condiciones idóneas para la propagación del virus.

El último recuento sobre la peste pone los pelos de punta, con 1.090.675 casos (1,1% más que el anterior), 104.873 muertes (631 más) y una tasa de positividad de 45%.
En suma, hubo un incremento de contagios en sólo una semana de 8,3%, lo que despeja cualquier duda que aún quedaba de que la segunda oleada de la pandemia se instaló ya en el territorio nacional.

En ocho estados se concentra la nueva oleada, entre ellos la capital mexicana, donde los aumentos podrían atribuirse al incremento de pruebas de diagnóstico decretadas por la jefa de gobierno Claudia Sheinbaum, una científica y activista que es cercana al presidente Andrés López Obrador.

Se espera que a partir de la próxima semana comiencen a aplicarse 20.000 pruebas rápidas y convencionales en los kioskos instalados en 158 barrios de alto riesgo de la metrópoli, que con su periferia forma un conglomerado de 21 millones de habitantes.

El testeo insuficiente (apenas 2,8 millones de pruebas en lo que va de la pandemia) ha sido la principal asignatura pendiente del gobierno federal y el principal motivo de críticas a la estrategia antipandemia, también cuestionada por no insistir con demasiado énfasis en el uso generalizado de barbijos.

Actualmente la capital mexicana registra la mayor ocupación de camas hospitalarias con respirador a nivel nacional, con un 62%, que se aproxima peligrosamente al límite de seguridad del 70%, según admitió Ricardo Cortés, director de Promoción de la Salud.

A nivel nacional la ocupación promedio es de 32%, pero por encima del 50% se ubican tres estados: Aguascalientes y Zacatecas (centro) y Nuevo León (noreste).

En las últimas cinco semanas, la demanda hospitalaria ha escalado en la capital, y los principales hospitales públicos como el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias y privados como el ABC y el Español están totalmente llenos, así como los sitios de emergencia dispuestos para atender a enfermos.

Actualmente, representa una verdadera odisea para los familiares de enfermos hallar un lugar para atender a sus pacientes cuando estos sufren crisis respiratorias o su estado de salud se agrava.

La situación no es menor en los estados norteños de Durango y Chihuahua, que se encuentran otra vez confinados y “en rojo” en el semáforo epidémico establecido por las autoridades.

Testimonios recogidos por El Universal dan cuenta de situaciones verdaderamente dramáticas en lugares como la norteña Ciudad Juárez, limítrofe con El Paso, Texas, donde cada vez hay más enfermos sin poder recibir ayuda en un hospital por lo que están muriendo en sus propias viviendas.

La columnista Penny Ley Ramírez publicó ayer el caso de Yadira Cortés, cuya madre Yolanda, de 70 años, diabética e hipertensa, está en cama con Covid-19 desde hace más de un mes, pero aunque ya superó lo peor, sus familiares han debido hacer maniobras de prestidigitador para brindarle atención adecuada.

“Debía conseguir tanques, rellenarlos, conseguir más oxígeno, mascarillas, suero, material hospitalario, una y otra vez, todos los días”, expuso.

“Entre las cinco de la tarde y las nueve de la mañana son las horas del terror. Las proveedoras de oxígeno están cerradas, y solo en caso de emergencia se activa una silenciosa red de voluntarios en la ciudad, para salvar la vida de quien esté más grave”, indicó.

“La ciudad se ha llenado de dos escenas recurrentes: largas filas de gente afuera de los depósitos de oxígeno, largas filas de carrozas haciendo cola para sacar muertos de los hospitales”, añadió Yadira, quien advirtió que “aquí si vas al hospital, te mueres”. (ANSA).