Merkel: “El virus es como un cataclismo”

(ANSA) – BERLIN, 02 NOV – “Tenemos cuatro largos meses de invierno por delante” y “la luz al final del túnel está lo suficientemente lejos”, advirtió hoy la canciller alemana Angela Merkel, quien resaltó que el Covid-19 es “como una catástrofe natural”.

También explicó que la situación no depende de la política sino del comportamiento del SARS-CoV-2 y del cumplimiento de las restricciones por parte de la sociedad.

“Tenemos que ser conscientes de que estamos en una pandemia, y que es un evento particular. Probablemente se puede decir que es un evento que ocurre una vez cada siglo”, añadió la jefa del estado germano en una conferencia de prensa, respondiendo preguntas el día en que comenzó el semicierre en Alemania.

Que haya algún resultado de este semi-bloqueo “no depende sólo de las reglas, sino también de si se respetarán”, resaltó Merkel. “Si baja la curva de contagio, será posible afrontar diciembre, obviamente todavía bajo las reglas de la corona, pero con mayor margen de libertad”, adelantó.

Para Merkel se avecina “una Navidad con medidas contra el coronavirus, pero no debe ser una Navidad en soledad”.

Las nuevas medidas restrictivas pueden ser un “rompeolas” para la nueva ola actual de la pandemia, dijo luego y reiteró que hay un “crecimiento exponencial en Alemania, que con una velocidad cada vez mayor de contagios puede llevarnos a una situación de emergencia aguda en nuestros hospitales”.

“Eso debe evitarse, es una emergencia del sistema de salud”, argumentó.

Merkel reiteró que el crecimiento del virus en este momento es “exponencial”, y que el 75% de los casos de infección ya no son rastreables. El objetivo de las medidas actuales, como ya había explicado y lo repetió hoy, es bajar la curva y “hacer posible de nuevo reconstruir la cadena de contactos”.

Merkel dijo que no quiere “especular sobre el 30 de noviembre”, cuando se espera que termine el actual período semicerrado. Primero hay una cita decisiva a mediados de mes, recordó, para ver la efectividad de las medidas tomadas hoy. “El objetivo de las medidas es volver por debajo del umbral de 50 contagios por cada 100 mil habitantes en siete días”, avisó.

El semicierre, decidido la semana pasada en la conferencia entre Merkel y los gobernadores de las regiones (Landers), empezó a tener vivencia hoy en Alemania.

La policía federal anunció más controles en Berlín para garantizar el cumplimiento de las reglas.

Según las nuevas medidas -tomadas por el fuerte aumento de contagios por Covid y por el temor a que la situación sanitaria se descontrole en unas semanas- los bares, restaurantes, teatros, cines, salas de conciertos deberán permanecer cerrados hasta fin de mes, lo mismo rige para instituciones culturales y de entretenimiento, centros deportivos y de cosmética.

Por otro lado, las escuelas y jardines de infancia permanecen abiertos, así como las tiendas, donde se aplican reglas más estrictas. También hay una restricción en los contactos: en lugares públicos no pueden reunirse más de dos unidades residenciales y no más de 10 personas.

Reglas válidas para todo el territorio federal.

Según los últimos datos del Robert Koch Institut, se registraron 12.097 nuevas infecciones en las 24 horas (cifras que, como siempre, se ven afectadas por el efecto fin de semana). De hecho, el sábado se alcanzó un pico de 19.059 nuevas infecciones.

Desde el comienzo de la pandemia, 10.481 de los 532.930 contagiados han muerto, una cifra baja en comparación con otros países. Sin embargo, el gobierno teme una progresiva saturación de los salas de cuidados intensivos, y con las medidas actuales pretende bajar la curva de contagios, antes de que la situación se vuelva ingobernable. (ANSA).