Malestar en la policía por ascensos “a dedo”

Agencia Nova. Personal de la policía de la provincia de Buenos Aires manifestó su preocupación por el último listado de ascensos y lo calificaron de “arbitrario” e injusto, por no responder a criterios de calificación, sino a favoritismo políticos para el personal cercano al oficialismo.

Según fuentes de la fuerza de seguridad, el listado no respeta en lo más mínimo los criterios de méritos establecidos en la normativa legal para el personal policial, sino que se ajusta a las necesidades políticas de las autoridades bonaerenses de promover a grados superiores a uniformados cercanos ideológicamente, por lo que aseguraron que los ascensos son definidos “a dedo” por las autoridades.

El listado de ascensos incluye dos nuevos comisarios generales del escalafón comando, es decir, la máxima jerarquía que puede alcanzar el personal de la bonaerense y a 47 nuevos comisarios mayores, por lo que el gobierno estaría en condiciones de modificar la cúpula de la fuerza con personal jerárquico designado por la administración de María Eugenia Vidal.

El malestar de los uniformados con los nuevos ascensos no tiene que ver solo con lo que consideran una “injusticia” en términos de acceder al grado inmediato superior, sino que es el resultado de las faltas de respuestas del gobierno bonaerense a los reclamos sobre mejoras en las condiciones laborales y aumentos salariales que vienen realizando los integrantes de la fuerza.

Recordemos que a pesar de la imposibilidad de sindicalización de la policía, el ministro Cristian Ritondo debió sufrir varias amenazas de paros y autoacuartelamientos a la largo del último año, porque no logró dar respuesta a las demandas del personal.

Muchos uniformados acusan una “persecución” política de parte de las autoridades y afirman que buena parte de la “purga” que Vidal lleva adelante no es más que un elemento más en el marco de esa persecución y que no aparta de la fuerza a los efectivos corruptos sino que favorece a aquellos que se muestras cercanos al gobierno en desmedro de otros, sin importar criterios de honestidad y cumplimiento de sus funciones.

Por el momento, desde la cartera de seguridad han minimizado las críticas y afirmaron que los ascensos corresponden al personal que por mérito y antigüedad debía acceder a partir del año que viene a la jerarquía superior, por lo que no hay ninguna irregularidad que analizar.

Deja una respuesta