La violencia en los hospitales se corresponde con el abandono de la salud pública por parte del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires

Luego de que se conociera el episodio de violencia ocurrido el fin de semana en el Hospital Rivadavia -cuando dos jóvenes irrumpieron en el establecimiento sanitario, tomaron agujas que habían sido utilizadas y amenazaron a médicos y enfermeros para que los atiendan inmediatamente- el Legislador porteño del Frente Progresista Popular, Fernando Muñoz, denunció que el macrismo decidió dejar a los pacientes y a los trabajadores de la salud sin seguridad, a pesar de que en cuatro meses el Ministerio de Seguridad y Justicia contrató de “urgencia” servicios de seguridad privada por más de 37 millones de pesos.

Entre noviembre de 2014 y febrero de 2015, el macrismo utilizó 608 veces el decreto 556/10, reservado a casos de “urgencia” e “imprescindible necesidad” para adquirir productos y servicio por el monto de $203.513.526. De esa cantidad, el 58% corresponden a contrataciones del Ministerio de Salud ($119.932.563) y el 19% al Ministerio de Seguridad y Justicia ($40.342.350)

Cabe destacar que las contrataciones directas y las de “urgencia” e “imprescindible necesidad” son contrataciones sin licitación, en las cuales el Estado opta discrecionalmente por una empresa, sin que exista ningún mecanismo previo de control. Según la normativa, estas contrataciones deben estar debidamente fundamentadas y se deben utilizar excepcionalmente, cuando existan motivos que no permitan utilizar los mecanismos habituales.

Si analizamos las contrataciones realizadas por el Ministerio de Seguridad y Justicia (publicadas en el Boletín Oficial) más del 95% fueron para contratar servicios de seguridad privada. Entre los lugares que debían custodiar, figuran el Teatro Colón, el Instituto de la Vivienda, SBASE y las sedes de los Ministerios. Ni un solo peso que destinó esa cartera a contratar servicios de seguridad se utilizó para reforzar la seguridad en los hospitales públicos.

Al respecto, Fernando Muñoz consideró “al macrismo no le interesan los hospitales públicos, su sistema de salud se basa en expulsar a la mayor cantidad de pacientes posibles al sistema de medicina privada, es un gobierno que aplica la lógica de la rentabilidad a todos los aspectos de nuestra sociedad” y agregó “su desprecio por lo público queda en evidencia cada vez que presentan en la Legislatura el presupuesto para el año siguiente y aún más cuando vemos que destinan seguridad privada para cualquier cosa menos para los hospitales públicos”.

Deja una respuesta