La Policía de la Ciudad desbarató la banda de los “politruchos”

Cabeza La Policía de la Ciudad detuvo, tras una serie de cinco allanamientos, a cuatro delincuentes que formaban parte de una banda que cometía ilícitos dentro del territorio porteño utilizando indumentaria de personal policial.

Efectivos de la División Robos y Hurtos de la Policía de la Ciudad llevaron adelante la investigación del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Número 6, a cargo de la doctora María Alejandra Provítola que culminó con cinco allanamientos realizados el viernes pasado con el objetivo de dar con el paradero de cuatro delincuentes que eran buscados por perpetrar una seguidilla de robos en la Ciudad.

En los allanamientos además de la detención de los cuatro integrantes de la banda, los efectivos incautaron una escopeta calibre 7.65, un rifle, un revólver calibre 22, tres pistolas, municiones, un inhibidor de señal, un handy, ocho teléfonos celulares, 39.900 pesos, cinco barretas, herramientas pasaportar candados, una tonfa, esposas y vestimenta de policía y seguridad privada.

El quinto integrante de esta organización delictiva fue detenido meses atrás por una causa por robo y las filmaciones de las cámaras lo involucraron con esta banda.

El vicejefe de Gobierno porteño a cargo del Ministerio de Justicia y Seguridad, Diego Santilli, resaltó que “fue un trabajo muy importante hecho por Robos y Hurtos, ya que con su investigación y el apoyo irrestricto de la doctora Provítola, se pudo poner  a disposición de la Justicia a estos delincuentes para que no puedan lastimar más a nadie”.

Al visitar y recorrer la sede de la División Robos y Hurtos, Santilli señaló que “esta organización criminal, cuyos integrantes vivían en Lanús, General Rodríguez, Sáenz Peña y la Ciudad de Buenos Aires, se disfrazaba con ropa de la Policía de la Ciudad para robarle a la gente de distintos barrios, pero con la investigación realizada, los datos que nos daban las cámaras y el Anillo Digital y los allanamientos provistos por la doctora Provítola, se pudo desbaratar esta banda que estaba lastimando a la sociedad”.

Por su parte, el comisario Octavio Cesar Mazzoni, Jefe de la División Robos y Hurtos, de la Superintendencia de Investigaciones de la Policía de la Ciudad, señaló que era “una banda de cinco personas, que además de utilizar uniformes de la Policía, inventaban órdenes de allanamientos para entrar de forma fácil y sin violencia para cometer ilícitos”, en tanto resaltó que además del “gran trabajo del personal” a su cargo, “sin las cámaras y el Anillo Digital, que iba actualizado por dónde se desplazaban los delincuentes con sus autos, hubiese sido muy complicado” el esclarecimiento.

En octubre pasado, esa división de la Policía de la Ciudad inició una investigación en el marco de una causa por varios robos cometidos por cuatro ladrones armados, que vistiendo uniformes de fuerza de seguridad utilizaban notificaciones y órdenes de allanamiento apócrifas con el objetivo de ingresar a propiedades y asaltar a sus dueños.

El hecho clave para comenzar a dar con la banda fue localizar un automóvil Chevrolet Classic de color gris, que de forma sospechosa, y con la función de apoyo, merodeaba la zona de Núñez cuando esta organización delictiva cometía un robo en un restaurante.

Gracias a las tareas investigativas, se pudo corroborar que los delincuentes se trasladaban en un automóvil Volkswagen Fox de color gris, del cual se determinó a través del Anillo Digital que se trataba de un rodado “mellizo”, ya que se constató que existía otro vehículo con la misma patente que había realizado oportunamente la denuncia por el robo de las mismas.

A raíz de la alerta emitida por el Anillo Digital, personal de la Comisaría 9 C de la Policía de la Ciudad logró interceptar meses atrás el vehículo “mellizo”, secuestrarlo y detener al conductor, que fue imputado por falsificación de documento.

Con el avance de la investigación, se pudo corroborar a través de vistas fílmicas que además del Fox, estaba involucrado un Toyota Etios, también “mellizo”, con el que cometieron un robo en una propiedad de avenida La Plata.

Se pudo establecer con la información recabada que los implicados estarían viviendo en domicilios de la Ciudad y en la Provincia de Buenos Aires, motivo por el cual, el magistrado interventor ordenó cinco allanamientos que se realizaron en Palermo, Almagro, Sáenz Peña, Lanús y General Rodríguez.

Como resultado de los procedimientos, además de las detenciones de los delincuentes de 29, 35, 38 y 42 años, los efectivos incautaron una escopeta calibre 7.65, un rifle, un revólver calibre 22, tres pistolas, municiones, un inhibidor de señal, un handy, ocho teléfonos celulares, 39.900 pesos, cinco barretas, herramientas de corte, una tonfa, un bastón de metal con funda de cuero, dos juegos de esposas, vestimenta de policía y seguridad privada, un cuchillo, un CPU, cuatro notebooks, dos tablets, un reloj y una llave de arranque con la insignia de Chevrolet.

El juzgado interviniente avaló lo actuado por el personal policial y ordenó el traslado de los imputados a la Alcaidía 4 Bis de la Policía de la Ciudad en calidad de incomunicados, donde quedaron alojados a disposición de la Justicia, y el peritaje del armamento secuestrado.