¿Autoempleado o emprendedor ?

Por Marcelo Berenstein. Ser emprendedor no es lo mismo que ser autoempleado. Uno crea, se atreve e innova. El otro repite lo mismo que hacía en su trabajo asalariado. Uno mira el largo plazo, el otro mira en corto.

Emprender es para todos pero no para cualquiera. ¿Cómo es esto? Sencillo: Creo que todos nacemos con capacidades emprendedoras pero si no las desarrollamos se atrofian y anquilosan hasta convertirse en un callo duro.

Sucede que muchas personas crecen al amparo de la aparente seguridad de un salario y encontraban en la relación de dependencia, una fuente no solo de ingresos sino también de comodidad… hasta que empiezan a sentirse incómodos. Y entonces se largan a emprender.

¿Por qué y cuándo comienza este proceso? Cuando la persona empieza a sentir la necesidad de independencia, anhelar pasar más tiempo con sus afectos, cuando su empleo comienza a frustrarlo, etc. Todos motivos válidos pero que no incluyen un elemento esencial para emprender: la pasión.

Emprender sin pasión puede tener un final duro de sobrellevar para el emprendedor, porque en lugar de mejorar, su calidad de vida puede lesionarse. En un trabajo asalariado, la persona trabaja entre 7 y 9 horas diarias de lunes a viernes; el emprendedor trabaja “full life” (físicamente más de 10 horas por día incluso los fines de semana). El salario (alto, medio o bajo) brinda la seguridad de saber que se cuenta con un determinado dinero en los primeros días del mes, en cambio el emprendedor, difícilmente tenga certezas de cuando va a cobrar lo que tiene facturado (si es que tiene algo para cobrar). Hasta la salud física puede verse afectada.

¿Y qué tiene que ver la pasión con esto? Cuando lo que domina es la necesidad, uno se mete de lleno sin racionalizar y en lugar de un emprendimiento se tiene un autoempleo.  ¿En qué se diferencia uno del otro? El autoempleado repite lo mismo que hacía en su trabajo asalariado: ocupa su tiempo aplicando sus conocimientos técnicos. El emprendedor se concentra en la visión macro,  pone su foco en todas las áreas de la empresa y busca los colaboradores adecuados para crear el mejor team posible para lograr su objetivo. El autoempleado busca como cumplir sus obligaciones de corto plazo, el emprendedor piensa el negocio a largo plazo.

Por eso, si tu empleo te agotó, si querés ser el dueño de tu destino, no te largues a hacer lo mismo que venías haciendo. Para la pelota, tomate un tiempo, pensá, analizá, pero fundamentalmente, amá. Con pasión te irá bien (en el primer emprendimiento o en el último) pero sin pasión no hay triunfo emprendedor