ATE convoca al paro de mañana

ATE convoca al paro de mañana. ATE argumenta : Desde que asumió, el gobierno de Mauricio Macri viene aplicando medidas que favorecen a los que más tienen y que van contra de las aspiraciones populares: devaluación para los grandes exportadores, anulación o baja de las retenciones para los terratenientes y la megaminería, miles de millones para los “fondos buitres”, suba exponencial de las tarifas y libertad total para las empresas y supermercados para aumentar los precios. Para los y las de abajo es la otra cara de la moneda: caída del salario frente a los precios, despidos de miles de trabajadorxs estatales y privados, recorte de las políticas sociales, represión y criminalización para los que resisten. Argumentan que no hay plata para las necesidades populares, pero abunda para las multinacionales, el empresariado y los bancos.

Prometiendo pobreza cero y transparencia pública, El gobierno de Macri recogió una mayoría electoral mínima que ahora está utilizando para cambiar leyes que han tenido un consenso social enorme, como la ley de medios, o para imponer nuevos protocolos para reprimir la protesta, además de encarcelar y perseguir a los luchadores. El peronismo y el kichnerismo en particular, metidos en su interna partidaria, no se han pronunciado ni se proponen liderar un movimiento de resistencia social.

Pero mientras los sectores populares que confiaron en el anterior gobierno sufren el revanchismo elitista del actual gobierno, su dirigencia mantiene una actitud pasiva o de espera a la siguiente ronda electoral o a que la actual gestión se desgaste por sí sola. Al revés, hay que alertar sobre lo que se viene y encarar de manera inmediata la resistencia social al ajuste. Hoy, todos juntos, planteando la unidad de los trabajadores y la de todas y todos aquellos que se oponen a la entrega del país, salimos a apoyar y participar activamente de la jornada nacional de protesta de los estatales como un primer paso para derrotar las políticas del macrismo.

La ofensiva de Cambiemos es brutal y amenaza con profundizarse. Evidentemente este ataque directo al pueblo trabajador encontró un escenario fértil, que en buena medida es responsabilidad del gobierno kirchnerista saliente: los empresarios que ya venían con ganancias extraordinarias; el modelo extractivista que viene destruyendo la naturaleza y la salud se sostuvo y profundizó; la precarización laboral, los sueldos miserables y el trabajo en negro fueron la cara oculta del “crecimiento del empleo”, agravada en los trabajadores estatales de todos los niveles; una ley antiterrorista sancionada en el Congreso y varios galanteos con la idea de “reglamentar” la protesta social, además de varias represiones con la Gendarmería y otras fuerzas de seguridad ante reclamos legítimos. Algunos plantean que hay que tener paciencia frente a un gobierno que asumió hace poco. Son los que eligieron darle una “manito” a Cambiemos: las burocracias sindicales. Moyano, Barrionuevo y Caló de las tres CGTs se abrazan con Macri y aceptan la baja de nuestros salarios a cambio de plata para sus negociados de las obras sociales. El tiempo de Macri para nosotrxs ya tuvo consecuencias nefastas. Alcanzó para dictar medidas favorables para los que más tienen y a nosotrxs, lxs de abajo, nos resulta imposible llegar a fin de mes, estamos cada día peor.

No tenemos que repetir la historia. Frente al gobierno de Macri, que significa un claro giro conservador pro-mercado, y cuyo resultado será el debilitamiento de la clase trabajadora, es necesario unificar a todos los sectores de los trabajadores. No puede pasar, como en los años 90, que a cambio del manejo de las obras sociales y de algunas migajas con las que algunos se hicieron sindicalistas empresarios, los trabajadores se vieron perjudicados, cerraron empresas y la desocupación llegó al 27% de la fuerza laboral. El resultado fue el derrumbe de las conquistas obreras, sin distinción entre trabajadores estatales y/o privados. La paritaria docente es también una buena oportunidad para sumar a los maestros a la lucha de los estatales y encolumnar de manera unificada al conjunto de la clase trabajadora.

En este marco el paro de ATE es la primera convocatoria nacional que puede unificar las distintas luchas y resistencias que se vienen llevando adelante, en especial contra los despidos en el Estado. En los lugares de trabajo y de estudio, en los barrios populares, en todos los espacios donde podamos, tenemos que juntarnos y charlar estas cosas. Se trata de seguir construyendo la resistencia desde abajo para pararle la mano a Macri; para frenar los tarifazos, para acabar con los despidos, para romper el techo en las paritarias. En este camino, la Jornada del miércoles 24 de febrero debe ser un paso a asumir con unidad, protagonismo y participación.

El 24 salgamos a la calle para enfrentar con unidad el ajuste y construir una alternativa de lxs de abajo.

Basta de tarifazos e inflación
Paritarias sin techo
No al protocolo antipiquetes
No a la criminalización de la protesta. Basta de represión a las luchas populares
Reincorporación de todxs lxs trabajadorxs despedidxs
Aumento de las jubilaciones y todas las asignaciones sociales
Aumento acorde al crecimiento del costo de vida para todos los programas sociales
Tarifa social efectiva y al alcance de los sectores de menores ingresos
Restitución de los alimentos a todos los comedores y merenderos comunitarios
No a la estafa de los fondos buitres. Auditoría de la deuda externa

Deja una respuesta