Aníbal Fernández: “Los dos pilotos fueron despedidos y serán denunciados penalmente”

El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, aseguró que el titular de Aerolíneas Argentinas, Mariano Recalde, “no tiene medias tintas” y que por eso decidió despedir y denunciar penalmente a los dos pilotos que pusieron en riesgo a “una aeronave que transporta tanta cantidad de pasajeros”.

En su habitual diálogo con los periodistas en la puerta de la Casa Rosada, el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, aseguró que “es un espanto” lo que sucedió el 22 de junio cuando un piloto y su copiloto invitaron a Victoria Xipolitakis a la cabina del avión. “Estuve charlando con (el presidente de Aerolíneas Argentinas) Mariano Recalde para conocer cuáles eran las medias que él estaba adoptando, para llegar a fondo con esta posición”, aseguró Fernández e informó que “la primera (medida) es la denuncia penal contra los pilotos”.

Asimismo, el funcionario explicó que “el artículo 190 del código penal dice con toda claridad que les cabe una pena de 2 a 8 años a aquellos que tuvieran alguna conducta que pusiera en riesgo una seguridad de una aeronave. Específicamente el caso del que estamos hablando”.

“También –continuó Fernández- va a ser denunciada penalmente esta señora, además de ser considerada dentro del marco de los reglamentos de la aviación argentina que están comprendidos y autorizados por la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) en el cual dice que el pasajero disruptivo -entiéndase por pasajero disruptivo a aquel que tenga una conducta alterada que ponga en riesgo las obligaciones de la tripulación, puede significar esto (que sucedió), puede significar que se pelee o se agarre a trompadas en un avión- a esas personas se tiene todo el derecho, y para hacerlo llanito como se suele conocer el Derecho de admisión, tiene derecho aplicárselo. En este caso se trata de 5 años para que no pueda viajar por esta aerolínea”.

El jefe de Gabinete indicó que “en el caso de los pilotos, además de la denuncia penal, Han sido despedidos. Este papelón al que se someten y que genera una preocupación respecto de la responsabilidad que se les confirió al conducir una aeronave que transporta tanta cantidad de pasajeros no solo tiene que ser separados para que no vuelva a suceder una cosa de estas características, sino además que es motivo de la denuncia penal”.

Al ser consultado si esto podía afectar a Mariano Recalde, titular de la aerolínea de bandera, Aníbal Fernández dijo: “perjudicar no lo perjudica. Si él es responsable de una firma que tiene una gran cantidad de aviones ¿qué tiene que viajar en todos los aviones? ¿Y además manejar los aviones? ¿y además servir la merienda? ¿Y además cuidar los baños? Es una locura que no tiene ningún asidero”.

Por último, el funcionario afirmó que “esto no debiera suceder nunca en el marco de señores con cabeza. Pareciera que acá el hecho de aparecer una mujer con algunas atribución físicas los ha puesto en situación de estúpidos, y esa situación de estúpidos pone en riesgo la seguridad de todo las personas que transporta más la tripulación”. “No se puede andas con medias tintas. Recalde no tiene medias tintas y tomó la decisión que tenía que tomar, decisión que yo, por supuesto, avalo”, remarcó el jefe de Gabinete.

Kosteki y Santillán

Al cumplirse hoy trece años del asesinato de Maximiliano Kosteki y Darío Santillán, el jefe de Gabinete aseguró que se trató de “una situación absolutamente desgraciada” y afirmó que nunca estuvo de acuerdo con la represión. Al respecto, aseguró: “no tiene ningún sentido. Lo pensaba en esa situación y lo pienso ahora”.

El ser consultado sobre por qué la hermana de Maximiliano Kosteki lo responsabiliza dijo: “Son esas cosas que nunca termino de entender, porque la hermana de Kosteki ha enarbolado esa bandera que yo la podría resolver con una querella y ahí parar las cosas. Pero encima de haber sufrido la pérdida de un familiar en una situación absolutamente desgraciada uno va a cometer esa situación, me pareció que era una locura, que yo no debía actuar de esa manera”.

El funcionario nacional detalló que “por el mes de junio del año 2002 por instrucciones el Presidente de la nación viajé con el Canciller, el día 14 de junio, al comité de descolonización de Malvinas en Nueva York, y desde Nueva York viajé hasta Sudáfrica con una comisión de empresarios argentinos. El Presidente Thabo Mbeki no estaba, por lo que (el entonces presidente Eduardo) Duhalde me ordenó que fuera a esta reunión de empresarios. Así que viajamos del día 14 a Nueva York y después hacia Sudáfrica, y volví el 26 de junio por la tarde, cuando hacía cuatro o cinco horas que se habían sucedido los hechos”.

“¿Qué tengo que ver yo que hacía doce días que no estaba en el país? Absolutamente nada. Segundo, ¿qué función desempeñaba en aquel momento? Era Secretario General de la Presidencia, que no tiene absolutamente nada que ver con la seguridad”, afirmó Fernández .

El jefe de Gabinete señaló que le recomendaron leer el libro Darío y Maxi, dignidad piquetera, donde se analizan los hechos. Afirmó que el libro “cuenta la historia de lo sucedido e imputa a los que han tenido algo que ver a un año de los sucedido” ya que se publicó en 2003. Fernández afirmó que tanto en la primera edición como en las sucesivas de 2005 y de 2012 no figura él, más que como alguien que había sido intendente en la zona sur (por Quilmes).

Al ser consultado sobre si hay responsables políticos dijo: “No lo puedo saber, no soy investigador. Si usted me pregunta si yo tengo responsabilidad política, no tengo ninguna responsabilidad política, cero”. “En aquella oportunidad, tal cual lo declaré en la causa, me entero de lo que va suceder ese 26 de junio en el Puente Pueyrredón un mes antes porque me llama Raúl Castells y me cuenta que va a haber un montón de cortes pero va a haber un conflicto muy severo en el Puente Pueyrredón porque se está preparando para eso. Yo se lo hice saber a las autoridades del momento. No puedo hacer otra cosa. Traslado una inquietud”, indicó el jefe de ministros.

Además, el funcionario manifestó que “mientras nosotros buscábamos qué fue lo que sucedió, Felipe Solá tomaba mate con (el comisario a cargo del operativo en el que se asesinó a Kosteki y Santillán, Alfredo) Franchiotti”.

“Yo habré llegado a las tres de la tarde, llegué a Ezeiza e hice migraciones. Me subí a un helicóptero para ir a Olivos directamente, había cortes en un montón de lugares. Y el comisario Marcelo Gutiérrez fue el que, en el helicóptero, me dijo que hubo dos muertes en el Puente Pueyrredón”, recordó Fernández.

Al ser consultado sobre si él cree que lo sucedido en Puente Pueyrredón marcó la política hacia las manifestaciones, Aníbal Fernández dijo: “Yo nunca tuve ese interés de que sucedieran esas cosas. Recuerdo que había viajado con el doctor Duhalde a algún lugar, bajamos en Aeroparque, subimos al helicóptero para venir directamente a Olivos, donde había una reunión en el salón que se lo denomina jefatura de gabinete, donde manifestaban la decisión de que no tenían que pasar por el Puente Pueyrredon. Less dije en ese momento, y lo declaré en la causa madre que está en Avellaneda, que estaba en desacuerdo, que yo no creía que tenía que haber represión. No puede haber represión en estos casos”.

“Fue –continuó el jefe de ministros- una discusión a los gritos con la mujer de Duhalde. A los gritos. Al día siguiente en el diario Crónica, en el Diario Ámbito Financiero y en una revista que, si no recuerdo mal, se llamaba La primera, salió esta noticia de la discusión unilateralmente, como que la que había levantado su voz era la mujer de Duhalde, no yo. La verdad es que fue una discusión a los gritos entre ambos, en el que yo insistía que no había que ponerle un enfrentamiento de estas características”.

Fernández dijo que “si lo iban a pasar al puente Pueyrredón, que los pasen; si se van a manifestar, que se manifiesten. En algún momento se termina. Reprimir por esa situación no tiene ningún sentido. Lo pensaba en esa situación y lo pienso ahora”, remarcó el ministro coordinador. Al ser consultado sobre si iría a declarar en el caso de ser convocado en la causa por la responsabilidad política en el caso, Aníbal Fernández dijo: “Con toda la vocación del mundo”.

Fuente>: Casa Rosada

Deja una respuesta