México en rebelión contra el confinamiento

(ANSA) – CIUDAD DE MEXICO, GEN – El nuevo confinamiento por la peste en un tercio del territorio de México, sobre todo en la capital y su periferia, que cumple cuatro semanas, tras cinco meses de reapertura, alimentó una rebelión de trabajadores y dueños de restaurantes y gimnasios, que podría expandirse a otros sectores.

Bajo la consigna “o abrimos o morimos”, los empleados de los negocios de alimentos, a los que sólo se les permite vender comida empaquetada para consumir en casa, realizaron en los últimos días protestas con “cacerolas” y aperturas limitadas fuera de la ley.

Asediada por la fuerte presión, la jefa de la capital, Claudia Sheinbaum, decidió una apuesta riesgosa, debido a que la urbe y el vecino estado de México con el cual está estrechamente conectada, al permitir a partir del próximo lunes la reapertura de los restaurantes pero sólo en espacios abiertos y terrazas.

Se trata de una jugada muy desafiante, por cuanto la zona metropolitana, donde habitan más de 21 millones de personas, vive su peor momento desde el inicio de la pandemia de Covid-19, al contabilizar 17% de las muertes que se registran cada día y alrededor de una tercera parte de los nuevos contagios.

México, cuarto país con mayor mortalidad mundial en términos absolutos, después de Estados Unidos, Brasil y La India, acumula 1.571.901 infecciones y 136.917 fatalidades.
La rebelión en restaurantes y gimnasios parece ser sólo la punta del “iceberg” pues se teme que pronto comiencen a surgir otros movimientos de descontento en otros estados situados en el epicentro de la crisis sanitaria como Jalisco (occidente) y Nuevo León (norte).

Por ejemplo, en Nuevo León, cerca de la frontera con Estados Unidos, el sector restaurantero decidió seguir también el ejemplo y amenazó con abrir a la fuerza los negocios o interponer recursos ante los tribunales para que el gobierno permita suavizar las restricciones.

Félix Coronado, líder del sector en esta próspera provincia, que está también registrando cifras récord de hospitalizaciones, contagios y fallecimientos, señaló que la decisión será tomada el próximo miércoles en una junta con representantes del Clúster de la Industria del Entretenimiento, Deportes y Alimentos.

Ayer, los inconformes acudieron al edificio de la Secretaría de Salud de Nuevo León para entregar casi 10.000 cartas firmadas por propietarios y trabajadores de negocios, en donde solicitaron la reapertura de comercios no esenciales.

“En la Ciudad de México ya se hizo y esto será un tema dominó, en Jalisco se hará, en Nuevo León también y en las ciudades más grandes en un momento dado van a tomar ese tipo de decisiones. Es abrir de una forma incorrecta, pero necesaria”, afirmó.

Las restricciones han afectado a más de 100.000 personas que perdieron sus negocios o trabajos, por lo que exhortó a las autoridades para que les concedan permiso de realizar una apertura responsable.

A su vez, también los dueños y trabajadores de negocios de “Fitness” en Nuevo León, por voz de su representante Daniel López, líder de la organización Gimnasios Unidos, advirtió que se propone reabrir estos locales sin permiso de las autoridades, si las autoridades sanitarias no levantan las restricciones.

El secretario de Salud Manuel de la O lanzó un llamado a los comerciantes a “colaborar para disminuir las muertes y contagios por Covid-19”, haciendo “un sacrificio para salvar vidas y respetar las restricciones vigentes”.

En la capital mexicana, el gobierno de la capital accedió ante la petición de los dueños y empleados de restaurantes con la condición de que reabran “gradualmente” y bajo estrictas medidas.

Por ejemplo, los negocios de alimentos preparados deberán cerrar a las 16:00 horas locales, y sólo se permitirá que haya mesas en zonas exteriores -debidamente separadas, con no más de cuatro personas-, lo cual a veces es incómodo debido a que actualmente es temporada de intenso frío.

También se prevé que para un reconfinamiento futuro se permitiría sólo un aforo de 25% en zonas interiores. (ANSA).