El escándalo acorrala a Ellen DeGeneres: un rumor señala a James Corden como posible reemplazo

Es la presentadora mejor pagada en la televisión americana con un salario de $50 (42€) millones al año y de las celebrities más influyentes de Hollywood. Sin embargo, la reputación de Ellen DeGeneres, 62, ha caído en picado después de que varios empleados de su programa acusaran al show de crear un ambiente de trabajo “tóxico”, “racista” y donde pervive “el acoso sexual”.

Y si hacemos caso a los últimos rumores, sus días delante de la pantalla podrían estar contados porque ya se habla de un posible reemplazo: James Corden.

Tan solo se trata de un rumor y de momento vamos a tomarlo con pinzas. Sin embargo, aunque pueda ser una exageración fruto de las habladurías, no deja de servir como ejemplo para demostrar lo frágil que es el cariño en Hollywood. De momento que un personaje pasa a ser el centro de polémica, la industria se aleja. Pasó con Mel Gibson, Harvey Weinstein, Bryan Singer, Kevin Spacey, Felicity Huffman y un largo etcétera. En el caso de muchos de ellos, una gran mayoría conocía sus escándalos pero siguieron dándoles trabajo y poder hasta que el mundo supo la historia. Y en este caso ya podemos ir viendo la tendencia: Ellen tiene cientos de amigos famosos en la industria, desde Jennifer Aniston a Jennifer Lopez o Sofia Vergara, sin embargo prácticamente ninguno ha salido en su defensa, sino que más de uno se ha sumado a las acusaciones del staff añadiendo más leña al fuego en contra la presentadora. Como es el caso de Brad Garrett, actor de Todo el mundo quiere a Raymond, que tuiteó que conoce de más de uno que fue tratado horriblemente por Ellen, sentenciado que es un conocimiento común en la industria. Mientras Lea Thompson, la madre de Marty en Regreso al futuro, le dio la razón en el mismo tuit.

La polémica comenzó cuando un grupo de 36 exempleados y trabajadores actuales revelaron los problemas que existen detrás de cámaras en el programa de Ellen DeGeneres en un artículo publicado en Buzzfeed. En él, algunos aseguran haber sido despedidos por tomarse bajas médicas o días para asistir a funerales de familiares. Otros dicen que les habían instruido a no hablar con la presentadora si la veían por la oficina, mientras uno de ellos asegura haber sufrido comentarios racistas y “micro agresiones” durante los 18 meses que estuvo trabajando allí. Una acusaciones que contrastan con la imagen pública de Ellen, cuyo mantra es “seamos amables el uno con el otro”.

De esta manera, la presentadora se disculpó con su staff a través de un email interno la semana pasada. En él decía: “No he sido capaz de estar encima de todo y dependí de otros para que hicieran su trabajo […] Claramente, algunos no lo hicieron” (vía THR).

“Esto ahora cambiará y me comprometo a asegurar que esto no vuelva a suceder” añadía mientras pedía disculpas en varias ocasiones a aquellos que sufrieron un trato diferente al que ella había pedido al inicio del programa. “Quiero que todos en casa amen nuestro show y que todos los que lo hacen amen trabajar en él. De nuevo, pido disculpas a cualquiera que no haya tenido esta experiencia”. Sin embargo, la disculpa no habría sido suficiente. Las acusaciones son graves, incluyendo “mala conducta sexual entre ejecutivos y empleados de bajo rango, incluyendo peticiones de sexo” mientras que el artículo publicado el pasado jueves no es la única prueba de los problemas que existían en el programa. La compañía productora del show, Telepictures, y la distribuidora, Warner Bros., enviaron un memorando solicitando entrevistas con empleados, pasados y actuales, para hablar sobre sus experiencias diarias en el programa. Y en un comunicado, Warner Bros. dijo que estaban “decepcionados al ver que los primeros descubrimientos de la investigación indicaban deficiencias en el manejo diario”.

Y así llegamos al rumor que circula actualmente. Según publica The Guardianfuentes cercanas a Telepictures afirman que la presentadora estaría considerando retirarse del programa que ha liderado durante 17 años. “Siente que no puede seguir y la única forma de recuperar su marca personal es cancelando el programa”, dijo según citó el Daily Mail. “La verdad es que sabía lo que pasaba. Es su programa. Puede culpar a cada ejecutivo bajo el sol, pero Ellen es a quien se debe culpar” comentaba la misma fuente mientras otra acusaba a la presentadora de hablar del asunto ahora porque “la publicidad es mala para ella” y su marca es “felicidad y amabilidad”.

Según publica The Sunfuentes cercanas a la cadena NBC -la que emite el programa matutino en EEUU- afirman que el actor y comediante James Corden podría tomar el relevo dado que desde hace tiempo se habla de él como “el sucesor” de Ellen. Tanto antes del escándalo, como ahora. Es más, alegan que el jefe de entretenimiento de la cadena, Paul Teledgy, es “un gran fan de James” y lo tiene “arriba en su lista de talentos deseados para reemplazar a Ellen”.

Corden conquistó a Hollywood y al público americano cuando hizo su transición como presentador de talk shows con su programa en CBS, The late late show, en donde tiene contrato hasta 2022. “Reemplazar a Ellen siempre será un desafío difícil, pero él encaja de forma natural” asegura la fuente.

De todos modos, cabe destacar que los productores ejecutivos del show afirman que Ellen volverá a su puesto el próximo mes, según un correo interno publicado por NY Post. De momento, ni Ellen ni James se han pronunciado públicamente. Fuente: Yahoo.