Italia con más datos “alentadores”

(ANSA) – ROMA, 5 ABR – Desde la zona más roja de Italia, Lombardía, surgen noticias alentadoras con números críticos en descenso, una tendencia que parece reflejarse en todo el país, aunque la batalla contra la cruenta enfermedad está lejos de terminar.

“Los datos de hoy continúan siendo reconfortantes”, aseguró el concejal de Bienestar de la región de Lombardía, Giulio Gallera, tras de revelar la realización de 8.107 muestras.
Italia registra un total de 50 mil 455 casos, con un aumento de 1.337, por debajo de los 1.598 del pasado sábado, mientras que crecen solo siete casos de internaciones pero no en terapia intensiva por un total de 12.009.

En tanto, disminuyen las camas ocupadas en esa área de cuidados extremos: 1.317 en total, 9 menos respecto del día anterior. Los fallecidos alcanzan los 8.905, con un aumento de 249, mientras que el sábado fueron 345.

Con respecto a los pasos a seguir frente a la actual situación, el premier italiano, Giuseppe Conte, dijo en una entrevista con la cadena estadounidense NBC, que “en este momento no puedo decir que el confinamiento tendrá fin”.

“Nosotros estamos siguiendo las indicaciones del comité científico pero Italia fue la primera nación en afrontar la emergencia. Nuestra respuesta tal vez no fue perfecta pero actuamos de la mejor manera sobre la base de nuestro conocimiento. La validez de nuestras medidas fueron reconocidas por la OMS (Organización Mundial de la Salud) y los resultados indican que estamos en el camino correcto”, destacó.

“Estamos sufriendo mucho, es un dolor devastador y en este momento de dificultades digo claramente que Estados Unidos y el presidente (Donald) Trump demostraron una vez más que son nuestros mas estrechos aliados y amigos” al brindar a Italia “su apoyo”, agregó Conte.

Durante la entrevista, el premier dijo que “el más importante mensaje para dar a nuestros ciudadanos fue quedarse en casa lo más posible. Y -aclaró- si hay necesidad de salir, por trabajo o para hacer compras, respete las normas de seguridad. Estamos pidiendo a nuestra gente un gran sacrificio, soy conscientes, pero este es el único camino. Cuanto más respetemos las reglas, más rápido saldremos de la emergencia”.

“Desde el inicio de la pandemia Italia puso a la salud pública en la cima de las prioridades -resaltó Conte-. Nuestras elecciones políticas se basaron en las evidencias científicas.

Es fundamental implementar tales decisiones con plena transparencia, nuestra democracia está construida sobre el contrato que tenemos con los ciudadanos y les debemos la vedad y la transparencia del mismo modo en el que debemos garantizar su seguridad. Es este el modelo”.

“Tenemos que decir la verdad. La situación sigue siendo dramática. La emergencia no terminó, no nos libramos del peligro. Nos esperan meses aún difíciles. Nuestro objetivo es crear las condiciones para convivir con este virus, al menos hasta que no tengamos la vacuna o una cura”.

Lo afirmó por su parte el ministro de Salud, Roberto Speranza, en una charla con los diarios La Repubblica y el Corriere della Sera en la que ilustra un “Plan Sanitario” con cinco puntos: barbijos y un “escrupuloso distanciamiento social en los lugares de vida y de trabajo”, “reforzamiento de las redes sanitarias locales”, Covid Hospital, un estudio de muestras para entender cuántos están infectados en Italia y una App (Aplicación), modelo Corea, tanto para mapear los desplazamientos del enfermo en las 48 horas precedentes al contagio, como para la telemedicina, eso es para comenzar una “atención domiciliaria” a través de pruebas clínicas y contactos directos con médicos. Con respecto a las redes sanitarias locales, “si tiene equipos de intervención rápida, puede mantener al paciente enfermo en casa”, reveló Speranza.

En cuanto a los hospitales anti-covid, deben mantenerse y aumentarse, “porque no se pude excluir una ola de retorno de la epidemia hasta que no haya una vacuna, porque el hospital mixto es inmanejable en este contexto, demasiado riesgoso para los otros pacientes y para todo el personal sanitario, y porque no se puede ni siquiera correr el riesgo de penalizar a todos los pacientes y a todos los demás tratamientos. No es que el enfermo de cáncer no está mas”.

Con respecto a las pruebas, “haremos aquellos rápidos también con la recogida en automóvil”, explicó el ministro. Este procedimiento, con la ayuda del ISTAT, permitirá una “mapeo viral del país”: con una muestra de “varios millones de ciudadanos” se entenderá cuántos italianos “contrajeron el virus, si son inmunes y cómo lo son, cuántos y en qué área pueden volver a la vida normal”.

Sobre los barbijos, “una difusión inteligente nos ayuda en esta batalla, para que no se utilicen para ir a correr al bosque y se eviten usar aquellas con el filtro, reservadas para el personal sanitario”, comentó Speranza.

Mirando los números de la epidemia, “hay dos datos que nos reconfortan: el número de hospitalizados en terapia intensiva se está reduciendo y esto es fundamental para nuestro sistema hospitalario; y se está disminuyendo la multiplicación de la infección”, subrayó. “Hasta hace pocas semanas cada contagio transmitía el virus a más de tres personas, ahora la relación bajó el umbral a uno”, declaró Speranza, al tiempo que resaltó la necesidad de respetar las normas: “Sin rigor, se corre el riesgo de frustrar todos los esfuerzos hechos”, sentenció. (ANSA).