Detuvieron a narco con pedido de captura y, tras un juicio abreviado, fue condenado a cuatro años de prisión

El delincuente fue capturado en Tigre por un hecho ocurrido en abril, en el barrio de Parque Patricios, donde habían sido apresados tres cómplices por efectivos de la Policía de la Ciudad. Fue condenado luego de un juicio abreviado por parte del Juzgado en lo Penal, Contravencional y de Faltas Nº20.
Un dealer que se encontraba prófugo desde abril fue detenido en las últimas horas gracias a un trabajo en conjunto entre la Policía de la Ciudad y la Policía de la provincia de Buenos Aires y, a partir de una rápida intervención de la Justicia, fue condenado a cuatro años de prisión.

El delincuente fue capturado el último viernes en el partido bonaerense de Tigre y este lunes, luego de una audiencia de juicio abreviado, recibió la condena efectiva a partir de una investigación de la Fiscalía en lo Penal, Contravencional y de Faltas Nº 34, a cargo de Matías Vila.

El dealer tenía pedido de captura vigente luego de haber protagonizado junto a un cómplice un hecho ocurrido a principios de abril, cuando fueron descubiertos por personal de la Policía de la Ciudad mientras vendían estupefacientes en el barrio Zavaleta, puntualmente en una vivienda ubicada en el cruce de Famatina y Llorente, en Parque Patricios.

En ese hecho, el narco que fue detenido en las últimas horas realizó el pasamano de la sustancia ilícita y luego se retiró del lugar en un Volkswagen Fox. Los agentes lo siguieron pero logró escabullirse y escapar, arrojando a su paso un bolso color verde con 10 kilos de panes de marihuana.

El cómplice, en tanto, fue apresado ese día a metros del domicilio donde fueron vistos, en Famatina y Diógenes. Esta detención derivó, además, en un allanamiento a ese domicilio en donde fueron detenidas otras dos personas junto con más de 30 kilos de de marihuana prensada y 14 plantas en etapa de floración.

Màs artìculos afines  Habilitan feria judicial para la exhumación de restos mal identificados en el Hospital Muñiz

Luego de la detención del último integrante, el fiscal Vila solicitó la pena estipulada en la ley 23.737, agravada por el hecho de que la comercialización se realizaba en las cercanías de instituciones públicas tales como escuelas y centros de rehabilitación a las adicciones.

Finalmente el pedido de prisión fue abalado este lunes por la jueza Luisa María Escrich, a cargo del Juzgado en lo Penal, Contravencional y de Faltas Nº 20, quien homologó la pena de cuatro años de prisión efectiva para el delincuente, la declaración de reincidencia y una multa económica.