5 lecciones de liderazgo de la selección femenina de fútbol de EE.UU

Por Katie Burke – INC. El domingo pasado, el equipo nacional femenino de fútbol de Estados Unidos ganó la Copa del Mundo. Otra vez.

Establecieron un récord de victorias consecutivas y la entrenadora Jill Ellis se convirtió en la única en ganar dos Copas Mundiales. Sin mencionar que rompieron récords de anotación de goles, récords de venta de camisetas y ganaron innumerables corazones en el proceso.

En pocas palabras, son la definición de campeonas. Entonces, ¿qué podemos aprender de sus formas de ganar? Aquí hay algunas lecciones clave que encontré:

La resiliencia es recompensada

El entrenador de su club le dijo a Alex Morgan que solo sería una jugadora para los entrenamientos, y que ganó un puesto en la selección nacional solo porque otra jugadora abandonó. Jessica McDonald, la única madre del equipo, pensó que había pasado su tiempo antes de que la entrenadora Ellis la llamara para unirse al equipo, y la foto ganadora de ella y su hijo es una de las más memorables del torneo.

Entonces, sí, el fútbol femenino de los Estados Unidos tiene una historia de triunfos, pero sus jugadoras son pruebas de que la capacidad de recuperación va lejos, dentro y fuera del campo, con sus historias personales de triunfo sobre los desafíos y las dudas.

La confianza es reina

Cualquiera que haya visto a Megan Rapinoe durante la Copa del Mundo sabe que lideraba con una confianza contagiosa.

Además de mostrar en su juego dominante a lo largo del torneo, la celebración de goles después del partido de Rapinoe y la firme defensa de la celebración de su compañera de equipo Alex Morgan, la selección dejó en claro una cosa: estas mujeres tenían muy claro el objetivo y cómo lograrlo.

Màs artìculos afines  Contra la violencia ante la Policìa Federal y Metropolitana en el Parque Indoamericano

La edad es solo un número

Los goles de los Estados Unidos en la final fueron convertidos por la jugadoras más antigua (Rapinoe) y la segunda más jóven (Lavelle). Carli Lloyd entró al juego con un aplauso masivo en la segunda mitad a los 36 años de edad, y jugó en 271 juegos en la competencia internacional.

Con la discusión sobre la edad ideal para iniciar una empresa, este equipo es un gran recordatorio de que una combinación de energía juvenil y experiencia es la receta perfecta para el éxito y el liderazgo.

Los modelos de roles son importantes

El Título IX se aprobó en 1972, momento en el que había 700 niñas jugando al fútbol en todo Estados Unidos. De acuerdo con la Federación Nacional de Asociaciones Estatales de Escuelas Secundarias, entre 1972 y 1991, hubo un aumento del 17.000 por ciento, y en 2018, había 390,482 futbolistas de escuela secundaria en los Estados Unidos,.

Este grupo de campeonas de la Copa del Mundo creció viendo competir a Mia Hamm, Brandi Chastain y Shannon Boxx. Y no es casual que la combinación de cambios en las políticas, la abundancia de modelos a seguir y la visibilidad allanaron el camino para que más mujeres jueguen en los niveles más altos del juego.

Es un buen recordatorio de no olvidar nunca el viejo adagio de que “no puedes ser lo que no puedes ver” y que los modelos a seguir de todos los géneros, edades, razas y preferencias sexuales son fundamentales para apoyar los sueños de las generaciones futuras.

La igualdad es importante, no solo para sus empleados, sino también para sus consumidores
Nike anunció los kits de camiseta de fútbol nacional femenino de Estados Unidos han superado a todos los demás equipos en ventas de camisetas de sitio web, y Budweiser anunció que patrocinará ligas deportivas femeninas.

Màs artìculos afines  Mauricio Macri: de Presidente de Boca a Presidente de la Nación

El seleccionado femenino de fútbol de los Estados Unidos nos enseñó lecciones valiosas sobre liderazgo, resiliencia, confianza, equilibrio y éxito que durarán más allá de los próximos cuatro años, cuando no tengo dudas de que este increíble equipo volverá a defender su título