Magnates franceses anuncian donaciones por US$ 336 millones para reconstrucción

(CNN) — La familia del multimillonario francés François Pinault ha prometido 100 millones de euros (113 millones de dólares) para la reconstrucción de la catedral devastada por el fuego, informó la afiliada de CNN, BFMTV.

 

El hijo de Pinault, François-Henri Pinault, quien es presidente del conglomerado Artemis Group, calificó el incendio en Notre Dame como una tragedia que afecta a toda Francia.

“Esta tragedia afecta a todos los franceses, y más allá de eso, a todos aquellos dedicados a los valores espirituales”, dijo Pinault, esposo de la actriz mexicana Salma Hayek, en un comunicado a la agencia de noticias francesa AFP. “Ante tal tragedia, todos desean revivir esta joya de nuestra herencia lo más rápido posible”.

Incendio en Notre Dame no habría sido intencional

El conglomerado de la familia incluye las marcas de lujo Gucci, Bottega Veneta, Balenciaga y Alexander McQueen, así como la casa de subastas Christie’s.

En tanto, el Grupo LVMH (Moët Hennessy-Louis Vuitton) informó en un comunicado en su cuenta oficial de Twitter que donará una suma de 200 millones de euros (226 millones de dólares) al fondo de reconstrucción de Notre Dame.

Ver imagen en Twitter

“La familia Arnault y el Grupo LVMH, en solidaridad con esta tragedia nacional, se integrará a la reconstrucción de esta extraordinaria catedral, símbolo de Francia, de su patrimonio y de su unidad”, dice el comunicado.

“Realizarán la donación de una suma global de 200 millones de euros al fondo dedicado a la reconstrucción de esta obra arquitectónica, que es parte de la historia de Francia”

“Asimismo, el Grupo LVMH pone a disposición del Estado y de las instancias concernientes todos sus equipos creativos, arquitectónicos, financieros para ayudar en la extensa obra de reconstrucción, por una parte, y para la colecta de fondos, por la otra, que ha sido anunciada”, dice el comunicado.

Màs artìculos afines  El Papa nombró arzobispo de Mendoza a Mons. Marcelo Colombo

El incendio del lunes en Notre Dame devastó grandes partes de la iglesia de 850 años de antigüedad, incluyendo su icónica aguja. El fuego fue extinguido después de nueve horas.