Incendio apagado, estudian daños en Notre Dame

(ANSA) – PARIS, 16 ABR – «El incendio está apagado, pero la estabilidad de la catedral de Notre-Dame y la profundidad estructural del daño aún son inciertos», dijo el secretario del Interior francés, Laurent Nunez, al llegar al lugar al alba.
Esta mañana expertos y arquitectos, junto con los bomberos, analizaron la situación. «En el lugar -dijo Nunez- aún trabajan un centenar de bomberos con ocho vehículos antiincendio. La cuestión es estructural: saber cómo resistirá el edificio al gravísimo incendio de la noche pasada».
La totalidad del fuego fue apagada, dejando a dos policías y un bombero levemente heridos, y la bóveda de la nave central de Notre-Dame se derrumbó en algunas secciones y en el transepto donde se apoyaba la aguja, según mostraron las primeras imágenes del interior.
Según el organista Vicent Dubois, entrevistado por France Info, «por las últimas noticias, en teoría, el órgano está a salvo». Dubois precisó que habría que desmontar el instrumento y ponerlo en un lugar seguro hasta que se consoliden el techo y la bóveda.
Mientras tanto, las dudas sobre el origen del incendio continúan. El fiscal de parís, Rémi Heitz, dijo sin embargo que «nada indica un acto doloso» y privilegió la hipótesis del accidente.
A su vez Nicolas Dupont-Aignan, el francés líder del partido soberanista Debout la France, dijo que «hay que saber si se trata de un accidente o de un atentado». Unos 15 obreros que participaban en los trabajos de restauración fueron interrogados durante la noche y otros lo serán en las próximas horas.
Mientras se miden los daños, comienzan las perspectivas de reconstrucción. La alcaldesa de París, Anne Hidalgo, anunció una contribución de 50 millones de euros para restaurar la catedral, algunas de cuyas obras fueron trasladadas al Hotel de Ville, sede del municipio. Hidalgo había auspiciado la organización de una «gran conferencia internacional de donantes», con «mecenas del mundo entero para reunir los fondos necesarios para la restauración».
También la presidenta de la región Ile-de-France, Valérie Pécresse, decidió donar diez millones de euros a la diócesis de París tras el incendio. En estado de shock, la política también reaccionó: la lista de la mayoría presidencial suspendió «hasta nueva orden» la campaña electoral para las elecciones europeas, según anunció su jefa Nathalie Loiseau, precisando que «vivimos un momento de profunda tristeza».
Poco después el partido Rassemblement National de Marine Le Pen decretó «24 horas de tregua» electoral porque «estamos de luto por una joya de nuestro patrimonio nacional».
«Ayer fue un día terrible para todos los que aman a Francia y a París, que no es una ciudad neutra, es un lugar donde todos queremos enamorarnos de nuevo. Es una tragedia de la vida de los franceses, no solo de la arquitectura», dijo el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker. El presidente ruso, Vladimir Putin, envió un telegrama a su par francés, Emmanuel Macron, expresando su «solidaridad» con él y «con todo el pueblo francés por las consecuencias trágicas del incendio de la catedral de Notre-Dame».
El ministro de Exteriores iraní, Mohammad Javad Zarif, dijo «lamentar que Notre-Dame, ese icónico monumento dedicado a la plegaria de nuestro único Dios y que nos unió a todos a través de las obras maestras literarias de (Victor) Hugo, haya sido parcialmente destruido tras haber superado guerras y revoluciones durante 800 años. Nuestros pensamientos están con Francia y con todos los católicos».

Màs artìculos afines  En San Cayetano, el Card. Poli pidió por la unidad de los argentinos