Más mujeres en roles altos en la Santa Sede

(ANSA) – CIUDAD DEL VATICANO, 10 ABR – En la gran construcción de la «reforma» iniciada por el papa Francisco, la presencia de mujeres en áreas destacadas de la Iglesia es sin duda uno de los puntos más atrasados, todavía no se ha cumplido con respecto a las premisas y declaraciones de intenciones.
Incluso los hechos sorprendentes, como la reciente renuncia de Lucetta Scaraffia y el equipo editorial del suplemento «Mundo de las Iglesias» del Osservatore Romano, han tenido el efecto de mostrar cuánto luchan las mujeres para encontrar un papel reconocido y plenamente «de toma de decisiones» en las estructuras de Oltretevere.
Pero ahora el tema del «liderazgo» femenino y las posibles posiciones principales en los dicasterios de la Curia, y en cualquier caso en los cuerpos del Vaticano, termina en la parte superior de la agenda inminente para reorganizar el gobierno de la Iglesia.
«El papa Francisco y los cardenales que lo asesoran en la reforma de la Curia romana, estudian el papel de las mujeres, en cargos de dirección, dentro de los organismos de la Santa Sede, informó Alessandro Gissotti, director interino de la Oficina de Prensa de la Santa Sede.
«Entre los temas abordados durante las sesiones de trabajo han estado también la orientación misionera que debe asumir cada vez más la Curia a la luz de la nueva Constitución apostólica, el compromiso de fortalecer el proceso de sinodalidad en la Iglesia en todos los niveles y la necesidad de una mayor presencia de las mujeres en roles de liderazgo en los organismos de la Santa Sede», amplió.
En una reunión informativa sobre la 29 reunión del C6 (Cosejo de Cardenales), el director Gisotti confirmó que en esta línea también se puede leer la nomina que Francisco ha hecho hoy: el nombramiento a jefe de la Biblioteca Apostólica del Vaticano de la doctora Amalia D’Alascio, antes oficial de la misma biblioteca. El C6 se reunió durante tres días: lunes 8, martes 9 y miércoles 10 de abril. Los Cardenales que estuvieron presentes: Pietro Parolin, Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga, Reinhard Marx, Seán Patrick O’Malley, Giuseppe Bertello y Oswald Gracias. Además participaron, el Secretario del Consejo, monseñor Marcello Semeraro, y el Subsecretario, el arzobispo Marco Mellino, quien es el experto de derecho canónico que está ayudando al grupo en el procedimiento de consulta sobre la nueva Constitución apostólica, cuyo título provisional, es Praedicate evangelium (Predicar el Evangelio).
Gissotti confirmó que se trata de un documento que está muy relacionado con la Evangelii Gaudium, el documento programático del pontificado. «También se reiteró que el Consejo de cardenales es un organismo que tiene la tarea de ayudar al Santo Padre en el gobierno de la Iglesia universal y, por lo tanto, su función no termina con la publicación de la Constitución apostólica», añadió. «El borrador, aprobado por el Consejo de Cardenales, se enviará ahora a los Presidentes de las Conferencias Episcopales Nacionales, a los Sínodos de las Iglesias Orientales, a los Departamentos de la Curia Romana, a las Conferencias de Superiores y Superiores Mayores y a algunas Universidades Pontificias a las que se les pedirá que envíen Comentarios y sugerencias», confirmó el portavoz. La próxima reunión del Consejo de Cardenales tendrá lugar los días 25, 26 y 27 de junio de 2019.

Màs artìculos afines  Montoya: “La policía necesita una profunda modernización institucional, similar al caso ARBA”