Con mucho en juego, Trump y Xi conversarán en cumbre del G-20 marcada por su guerra comercial

(Reuters) – El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el líder de China, Xi Jinping, cerrarán el sábado una cumbre del G-20 con una reunión que se espera empiece a aplacar una guerra comercial entre las dos economías que ha generado efectos globales.

Con Washington y Pekín trabados en crecientes disputas en torno al comercio y la seguridad que generan dudas sobre el futuro de la vital relación, Trump y Xi cenarán al término de una cumbre de líderes mundiales de dos días en Buenos Aires.

El primer día de la cumbre del G20 mostró un atisbo de esperanza para el progreso de la relación bilateral pese a la amenaza previa de Trump de imponer nuevos aranceles, algo que subiría las tensiones que ya sufren los mercados mundiales.

Pero en vísperas de lo que se considera la reunión más importante de los líderes de Estados Unidos y China en años, ambas partes dijeron que las diferencias persistían y que el resultado de las conversaciones era incierto.

La cumbre de este año ha demostrado ser una prueba importante para el Grupo de las 20 naciones industrializadas, cuyos líderes se reunieron por primera vez en 2008 para ayudar a rescatar a la economía mundial de la crisis financiera.

Con un aumento del sentimiento nacionalista en muchos países, el G20, que representa dos terceras partes de la población mundial, enfrenta dudas sobre su capacidad para lidiar con las tensiones comerciales y otras diferencias geopolíticas.

Las naciones del G20 seguían luchando para llegar a un acuerdo sobre la redacción del comunicado final de la cumbre en temas importantes como el comercio, la migración y el cambio climático, que en los últimos años se habían resuelto con bastante antelación.

Màs artìculos afines  Santa Fe reclama a Aranguren que "revise la política de tarifas"

El nubarrón sobre la cumbre es la lucha comercial entre Estados Unidos y China, que han impuesto aranceles cruzados a cientos de miles de millones de dólares en importaciones, después de que Trump lanzó un esfuerzo por corregir lo que considera prácticas comerciales desleales de China.

Con la tensión comercial afectando a la economía global, los mercados financieros mundiales están siguiendo de cerca el encuentro entre Trump y Xi. La reunión también será una prueba de la química personal entre los dos líderes.

Otra gran incógnita es la imprevisibilidad de Trump y su inclinación por inyectar drama en sus apariciones en el escenario mundial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *