Mauricio Macri: de Presidente de Boca a Presidente de la Nación

Por Luis Lorenzo. El domingo 22 de Noviembre, quedará marcado en la historia Argentina, como uno de los procesos constitucionales en los que el 51% del electorado reclamaba. Un hombre, sólo un hombre regirá en diez días los nuevos rumbos de la Nación. Su nombre es Mauricio Macri. Pero, ¿quién es este hombre que puso fin a 12 años de Kirchnerismo?. Algunos conocen su pasado… lleno de gloria, lleno de triunfos, y que sólo él puso al club más importante y popular del país, en el plano que le correspondía.
Todo comenzó en el año 1995. Por aquél entonces el Club Atlético Boca Juniors, pasaba por una etapa futbolística pésima. Ya nadie quería ir a la Bombonera y ver un fracaso tras otro. Sólo él regreso del más grande de nuestro fútbol, Diego Armando Maradona, supo tapar las grietas de una gestión que se desmoronaba a pasos agigantados (Antonio Alegre – Carlos Heller).
A finales de ese año, se llevaron a cabo las elecciones en Boca (se recuerda una nefasta goleada ese día: Boca 4-6 Racing). Y allí se presentó un tal Mauricio Macri, con ideas innovadoras para el Club, pero que eso sería de a poco: una nueva Bombonera, y un plantel que llevaría a la institución a lo más alto.
Luego de diez años de gestión, el binomio “Alegre-Heller” dejó su lugar a la nueva Comisión Directiva, liderada por Macri, gracias a los votos de los socios.
Rápidamente se puso a trabajar por su primer objetivo. Sí bien sería un tanto nostálgico, los viejos palcos que se habían inaugurado en 1940, fueron demolidas junto con las viejas torres de iluminación. Se realizó los trabajos de los hoy llamados “Palcos” y “Palcos VIP”, a nuevo y con un sistema moderno de iluminación, de acuerdo con las Normas ISO, IRAM, y estructuras FIFA sobre estadios modernos.
Los nuevos palcos, fueron inaugurados a mediados de 1996, siendo una de las remodelaciones modelo en el fútbol nacional e internacional.
El fútbol también había sido política dentro de la gestión Macri. Se trajeron técnicos de gran nivel, como el excampeón del Mundo Carlos Salvador Bilardo, y un muy buen plantel: Maradona, Caniggia, Juán Sebastián Veron, Hugo Romeo Guerra, Julio Toresani, el camerunés Alphonse Tchami, entre otros. No logró su objetivo.
Al año siguiente, se trajo a Héctor Rodolfo “Bambino” Veira, con otro plantel que casi sale campeón: Sergio “Manteca” Martínez, Nolberto Solano, un joven Rodolfo Arruabarrena, Martín Palermo, Oscar Córdoba, etc.
En la temporada 1998/99, llegó Carlos Bianchi y con él, los primeros resultados: campeón Apertura ’98, campeón Clausura ’99 de manera invicta , y con la mayor cantidad de partidos ganados, en la historia de los Torneos Cortos en AFA: 40 (superando al Racing de 1966 dirigido por José Pizzutti), aún en vigencia. Córdoba, Bermúdez, Samuel, Arruabarrena, Ibarra, Guillermo y Gustavo Barros Schelotto, Barijho, Palermo, Cagna, Basualdo, Riquelme, Delgado. Un equipo histórico y memorable.
En el 2000 pegó el gran salto: campeón de la Copa Libertadores de América primero (tras 22 años), superando en las finales al espectacular Palmeiras de Brasil, dirigido por Luiz Felipe Scolari. Meses más tarde, y tras otros 22 años, ganó la Copa Intercontinental frente al Real Madrid de España en Japón, llamado por aquel entonces: “Los Galácticos”. Unos días más tarde, se alzaría con el Apertura, consiguiendo la llamada “Triple Corona”.
Al siguiente año, sólo repitió la Libertadores, ganando en las finales al gran equipo de Cruz Azul de México. Sin embargo, en su segunda excursión a Tokio cayó injustamente 1-0 frente al Bayern Munich de Alemania.
Recién en el 2003 volvió a consagrarse por 3, nuevamente con Bianchi: Libertadores (le ganó en las finales al Santos de Brasil), Apertura, Intercontinental (derrotó por penales al Milan de Italia), ahora en Yokohama. Abbondanzieri, Schiavi, Burdisso, Cascini, Donnet, Guillermo, Perea, Iarley, Tévez, Battaglia. Otro equipo fantástico.
En el 2004 Boca dejó de encantar. No consiguió ningún título, y Macri decidió que había llegado el momento de dejar al club. Por eso, en el año 2005 se postuló para ser el Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires: lo logró.
Tuvo dos gestiones, como las que obtuvo en Boca. Sólo la historia dirá sí fué buena su gestión, o no.
Hoy pasaron 20 años desde que un dia, en la Calle Brandsen 805, un rubión de bigotes ocupó el “Sillón de Brichetto”, y llevó a un club de fútbol, en el pináculo de la gloria mundial.
El 10 de Diciembre, se ubicará en Balcarce 50 y usará el “Sillón de Rivadavia” para llevar a la República Argentina, al lugar que le corresponde en el plano internacional.
Ojalá así sea…

Màs artìculos afines  La inflación de noviembre trepó a casi un 3% y en diciembre superaría el 5%

Deja un comentario