Noelia Morello sumó la profesión naval a su pasión por el patín

Combinar el mar y el deporte es lo que más disfruta la Cabo Segundo Furriel Noelia Morello porque eligió la profesión naval como su proyecto de vida al mismo tiempo que entrena patín artístico para convertirse en la mejor patinadora.

La Cabo Morello está destinada en el Departamento Ciber Defensa que depende del Estado Mayor Conjunto donde desempeña sus tareas de Furriel, especialidad dentro de la carrera de suboficiales relacionada a la Administración Naval.

Con el mismo entusiasmo, la Cabo Morello lleva adelante las tareas administrativas propias del Furriel como también lo hace con los entrenamientos de patín artístico. Respecto a la disciplina, Noelia entrena para las competencias en la categoría B Nacional.

Ambas actividades, ser Furriel y patinadora, le traen muchas satisfacciones. Soñaba con trabajar en un ambiente alegre y cálido, y se hizo realidad siendo parte de la Armada Argentina. Quiso obtener un podio y una experiencia en una competencia nacional y así fue. Quedó, hace pocos días atrás, entre las cinco mejores de su categoría en una importante competencia en el estadio “Ruca Che” de la ciudad de Neuquén.

“Mi primer meta era quedar en podio y lo logré, entré en las primeras cinco mejores del país. Me gusta ser calificada para ver cómo estoy respecto de las demás patinadoras”, aseguró. Para lograrlo, tuvo que medirse en un regional y obtener un puntaje que le permitió acceder a la instancia nacional.

A los siete años empezó patín artístico y aunque hubo momentos que tuvo que alejarse de las pistas, no lo abandonó y sumó catorce años en la disciplina.

Noelia, también se acercó a la cultura japonesa. Inspirada por una canción que usaba una patinadora mayor que ella, más tarde desarrolló su propio interés dibujando animé Manga. Así logró exponer varios de sus dibujos en una muestra en el Jardín Japonés y desde hace dos años estudia el idioma.

Màs artìculos afines  Reabrió la Casa de Victoria Ocampo con nueva programación

Nació y creció en el barrio bonaerense de Caseros, en el corazón del partido de Tres de Febrero, en un hogar con padres militares y tres hermanos. En el barrio de Caseros también está su club de siempre, la Sociedad de Fomento Alianza, donde aprendió a patinar.

Su mamá pertenece a la Armada Argentina; se trata de la Suboficial Principal Graciela Abate, quien se encuentra destinada en la Jefatura de Operaciones en el Estado Mayor General de la Armada. Su papá, en tanto, es retirado del Ejército Argentino.

fotonoeliapatin1“Mis padres se sorprendieron porque ellos nunca nos hablaron si queríamos entrar en la Armada o en el Ejército. De los cuatro que somos fui la única que ingresé a una de las Fuerzas”, señaló la Cabo Morello. “Están muy contentos y orgullosos”, destacó.

Morello estudiaba diseño en la UBA cuando su mamá le pidió que le hiciera un trámite en el edificio Libertad. “Me llamó la atención cómo trabajaban y se veían bien. Y pensé que me gustaría estar en un lugar donde pudiera trabajar así y me sienta bien”, dijo. Así ingresó en 2012 a la Escuela de Suboficiales de la Armada Argentina.

Al ser una de las más modernas contó que “en el trabajo todos me ayudan y eso me da inspiración a mejorar y equivocarme lo menos posible”. En su ámbito laboral, la joven marina sigue esforzándose para lograr otros sueños, “me gustaría poder representar a la Armada y al país en la Embajada Argentina en Japón”, concluyó.

Deja un comentario